“Correr sin lesionarse. ¿Es posible?”

Esta semana tuve el placer de acompañar, junto al periodista y corredor popular Pere Bosch, a la Dra. Eva Ferrer Vidal-Barraquer en la presentación de su segundo libro, “Correr sin lesionarse. ¿Es posible?”. Cuando me llamó para invitarme a acompañarla en su presentación me hizo especial ilusión ya que poco a poco hemos ido colaborando más estrechamente con nuestros proyectos – DEF- El Deporte En Femenino y EDC- Espacio De Corredoras – pues ambos se preocupan por la salud de la mujer, el suyo del deporte en general y el nuestro desde el running, pero nunca antes había colaborado como atleta con ella.

En cuanto llegó el libro a mis manos, lo primero que hice fue buscar y leer el capítulo referente a las lesiones, busqué la mía (síndrome cintilla iliotibial), y leí con atención qué más cosas podía hacer para acelerar mi recuperación…Es increíble que siempre se aprendan cosas nuevas incluso después de llevar ya unos años rodeada de corredores, médicos, fisios, entrenadores…¡qué bonito y reconfortante es aprender cosas nuevas!

la foto

Éste libro es una guía, un fiel compañero de entrenamiento para cualquier corredor que quiera correr cuidándose y adquirir buenos hábitos diarios en muchos ámbitos, con la elección de su material, con los profesionales que le han de rodear, en qué momentos y qué se ha de esperar de ellos…Habla sobre la prevención y aporta soluciones cuando la lesión llega y se ha diagnosticado, que no cunda el pánico, ¡hay cosas por hacer!

Aunque creo que es un tema que merece un artículo o varios, voy a hacer mi pequeña reflexión del día. Creo que los profesionales del ámbito deportivo debemos difundir la necesidad de practicar un deporte seguro, mediante la prevención y el asesoramiento de profesionales, para minimizar los riesgos asociados a la práctica del running tanto  a nivel de lesiones como en pruebas de salud relativas a conocer el estado de nuestro corazón ante el esfuerzo. Poner sentido común a la situación actual donde a veces se prima el que hace la locura más grande, donde se tiende a hacer cada vez pruebas más largas y más duras, aun sin estar preparado, como si fuera una condición aparente para ser un buen corredor…Persuadir de ese error, es tarea nuestra. He llegado a hacer semanas de 100kms y nunca he hecho una carrera de 10km. Sin embargo, en cada carrera que hago intento superarme y no siempre puede traducirse en hacer un mejor tiempo…en los detalles está la diferencia. No deja de ser paradójico que como atleta internacional, que en ocasiones arriesgo mi salud, pues  es el precio de ser profesional (no creo que sea muy sano salir a entrenar en plena forma cayendo un diluvio, y no una, sino dos veces en un día!), y que ha hecho ése volumen de entrenamiento, me parezca descabellado ver a algunos corredores ponerse en la línea de salida de carreras de 100kms de montaña o en una Behobia-San Sebastián sin la preparación adecuada. La mala noticia es que no todos estamos preparados para ésas carreras, y la buena, es que no lo necesitamos, con superarnos en las de 5-10k, etc. o quizás incluso, simplemente con salir a correr y disfrutar, es suficiente. No es más a cualquier precio, sino menos y mejor. Tenemos mucho trabajo por delante.

¡Hasta la próxima!

Mary González Reina

 

No hay mal que por bien no venga.

Después de 8 semanas de lesión en Cintilla Iliotibial, diferentes tipos de tratamientos, una infiltración…sigo parada en lo que se supone que es una lesión leve. Parada entre comillas, porque estoy realizando mis sesiones en el agua, nadando con cinturón y pullboy, y por si fuera poco, con los pies atados para evitar a toda costa que mueva las piernas (algo muy difícil siendo atleta!).compex

Para mi supone un esfuerzo extra tener que realizar el plan de entrenamiento en el agua, incluyendo a veces, dobles sesiones, pues si tenemos en cuenta que casi he empezado de cero y que soy bastante negada en el agua (¡ay si vierais mi primer día!)…estoy haciendo un trabajo diario de superación personal  para adaptarme a las circunstancias que estoy teniendo. Además de cultivar la paciencia, algo que siempre me ha fallado.

nadando

Por ello, y a pesar de que muchos días no veo el día en que pase página a la lesión, quiero ser optimista y creer que no hay mal que por bien no venga, que sigo trabajando y que cuando empiece a correr de nuevo mi capacidad aeróbica y capacidad pulmonar estarán trabajadas y no partirán de cero. Pensar que estoy trabajando precisamente mi punto débil, tronco superior, me anima a ver que quizás así pueda resolver otra limitación que siempre he tenido al tenerlo menos fortalecido comparado con mi tronco inferior (por constitución).

Así que este fin de semana, no podré correr la Carrera de la Mujer que tanta ilusión me hacía, por la causa, por las ganas con las que he empezado la temporada y por probarme competir sin asma, ¡qué placer! Aprovecharé que el médico que mejor me cuida hoy me ha vuelto a infiltrar, el Doctor Balius, para descansar yéndome a animar, a hacer de coach, y disfrutar del RETO de mis chicos en la Behobia San Sebastián (de paso, comer unos pintxos), después de muchos meses de trabajo quiero verlos cruzar la meta. ¡Vuestros retos, también lo son míos!

Nos vemos a la vuelta!

Mary González Reina